Bioética, maternidad y ciudadanía

Por: Dr. Héctor A. Mendoza C.

Abril de 2012

Artículo publicado como Editorial en el Colegio de Bioética, A.C.

Ellie Lavi, una estadounidense radicada en Israel,  descubrió que no obstante su doble nacionalidad, sus hijas, no podían ser ciudadanas americanas en virtud de haber sido concebidas mediante la utilización de técnicas de reproducción asistida y haber nacido en el extranjero.

Lavi, una mujer nativa de Chicago y con nacionalidad americana-israelí, logró embarazarse gracias a los servicios de una clínica de fertilidad israelí, la cual gestionó la donación “anónima” de esperma y óvulos, generándose así varios embriones que fueron implantados en la señora Lavi dando como resultado el nacimiento de unas gemelas. Ahora bien,  cuando la señora  Lavi acudió a la Embajada Americana en Tel Aviv, a fin de solicitar la ciudadanía estadounidense para sus hijas, la petición fue rechazada. [1]

Al respecto las autoridades americanas le informaron que no podían conceder la nacionalidad a sus hijas y que en todo caso la señora Lavi debía demostrar un vínculo biológico con sus hijas o bien acreditar que el material biológico utilizado por ella (óvulos y esperma) provenían de un ciudadano americano. Evidentemente acreditar la nacionalidad de los donadores es casi imposible, ya que típicamente  existen acuerdos de confidencialidad entre los centros hospitalarios y sus donantes.

Este es un caso típico que pone en duda los mecanismos legales relacionados con la maternidad y la ciudadanía y revela cómo es que, aún en los países más avanzados y liberales como Estados Unidos los avances tecnológicos no siempre van acompañados de su correspondiente adecuación normativa.

Adicionalmente, situaciones como la anterior dejan claro que el concepto tradicional de filiación y parentesco es hoy insuficiente, la maternidad ha perdido una de sus características milenarias, la objetividad. Así pues, a partir de la aparición de las diferentes técnicas de reproducción humana asistida la maternidad ha dado un giro impresionante pasando, como se dijo, de ser objetiva e inequívoca a subjetiva y cuestionada.

Bajo este criterio, la gestación de un ser humano ya no es suficiente para determinar la maternidad, recordemos al respecto la posibilidad de alquilar un vientre, tal parece que, de no adaptarse la ley, el ADN se convertirá en el elemento fundamental en la determinación de las relaciones filiales, lo cual en realidad resulta absurdo.

Adicionalmente, lo anterior nos llevaría a una paradoja, que pasaría si una mujer que no siendo ciudadana americana, lograse acreditar ante las autoridades de Estados Unidos que su o sus hijos provienen de material biológico de ciudadanos americanos. Es decir, que pasaría si se invierten los argumentos, la respuesta lógica sería que bastaría con demostrar que el material biológico utilizado en una gestación “X” fue lograda con material biológico de ciudadanos americanos para exigir la nacionalidad del hijo así concebido.

Aparentemente la decisión en este caso se basó en el reporte ISP-I-11-39A, de Junio del 2011, emitido por el Departamento de Estado norteamericano en el que se analizan situaciones similares sucedidas en la Inda, en virtud de las amplias facilidades en ese país para el alquiler de vientres, en dicho reporte se puede leer lo siguiente:

 

Recent developments in assistive reproduction technology have added a whole new dimension to documenting children as American citizens. Surrogacy is a growing part of India’s medical tourism industry. Since 2005, commercial surrogacy in India has been legal but unregulated, so there are no set standards, and the practice raises ethical and legal concerns, including the citizenship of the child. Over 350 clinics in India offer commercial surrogacy services. Clients range from infertile couples to single parents and same-sex partners. In most surrogacy cases adjudicated at posts in India, the U.S. citizen male provides sperm for in vitro fertilization of a donor egg, usually provided by an anonymous Indian donor. The resulting embryos are implanted into a gestational surrogate. As long as at least one genetic parent is a U.S. citizen, a child can qualify as a U.S. citizen.

Adjudication of citizenship in these cases is more difficult than in traditional Consular Report of Birth Abroad cases. The potential for fraud is clear, and documentation may be unreliable. Clinics have mishandled donated eggs and sperm. Forged legal documents such as birth certificates and medical records are available for purchase. Consular officers therefore often require DNA testing to verify the biological relationship of the child to at least one of the parents. CA is aware that regulations and laws have not kept pace with technology and is working with legal advisers and other agencies to update policies as appropriate. [2]

Como se puede ver, en el caso de la señora Lavi el problema es la falta de vinculación biológica entre ella y el huevo original, ya que según el criterio antes reseñado, no se puede conceder la nacionalidad a sus hijas en virtud de que la señora Lavi no aportó su óvulo.

Una segunda paradoja en este caso, es que tanto Estados Unidos como la mayoría de los países del orbe reconocen la adopción, inclusive la de carácter internacional. Así pues, en este tipo de supuestos, tampoco existe una vinculación biológica entre adoptante y adoptado y en muchos casos, tampoco sería posible acreditar la nacionalidad de los verdaderos padres biológicos, sin embargo, en este tipo de hipótesis no se cuestiona la nacionalidad de los hijos adoptivos.

A modo de conclusión podemos decir, que este tipo de situaciones evidencian que las cuestiones bioéticas y biojurídicas relacionadas con las consecuencias derivadas de la utilización de las técnicas de reproducción asistida, están lejos de ser resueltas en su totalidad. En nuestro caso tendríamos que preguntarnos, ¿qué pasaría si un caso similar se presentara en nuestro País?



[1] El caso fue reportado por la prensa americana e inglesa en Marzo de 2012.

[2] Disponible en:  http://oig.state.gov/documents/organization/169305.pdf

Like Us On Facebook